Te amo tan distante
y tan cercano.

Presente y ausente
¡yo te amo!

Con la ilusión de mi
adolescencia...

¡Yo te amo!

Con la esperanza
ferviente de que
algún día mi sueño
se hará realidad.

Sin preguntas,
sin respuestas...

¡Yo te amo!