Alza el vuelo amigo mío,
disfruta tu libertad.
Eres como el viento y
libre has de estar.

Elévate a la cima
de la montaña,
y no dejes de volar.
Sé libre, como el águila
y vuela en total libertad.

Naciste para ser libre
y a tu cima llegar.
Yo quedaré aquí en la
meseta de la montaña,
¡qué más da!...
Pero libre amigo mío,
pues no hay que dejar
de volar.

Maica