<bgsound src="aprilrain.mid" loop=true>  

 




                                                   a Carla

 


Una noche de esas interminables
en las que la poesía, vence al sueño,
sentí una mirada lejana del otro
lado del mar.
Eran tus ojos tristes Carla,
que las corrientes marinas
trajeron del más allá y se
posaron en mi cama soplando
en mis oídos estas palabras:
¡Carla!
Tus pupilas chiquitas,
impregnaban mis pinceles
de aromas de flores frescas
de la eterna primavera.
Tus ojos pequeños pero vivos,
me indican que me asome
a la ventana.
Porque quieren regalarme
un rostro de luna llena
y me orientan y me alumbran
en la niebla, para evitar que
me pierda entre la bruma
del mar.
¡Carla! ¿ sabes que sucedió?...
tus ojos nobles y sinceros
descendieron a la playa
a contemplar las estrellas.
Y bañadas por la luna,
y mojadas en la arena,
recibieron el influjo
de la armonía y la brisa
de la sal y la dulzura
del horizonte y la lluvia
de la humedad y la espuma
Y se colmaron de amor,
Para ti ¡Carla!
Y ¿sabes qué pasó?...
que mecidos por las olas
y arrullados por la aurora,
compartieron una noche
de mis sueños de poeta.

Maica



:Home
Site Map
Back
Next
Contact Me


 

 
 
 

View Guestbook


     

 



 

Estas escuchando "La nave del olvido"