Tiempos que fueron               

 

 

 


Hora tras hora,
día tras día...
las lágrimas
por mis pupilas,
como piedras
que se desprenden
de una roca,
¡se caían!...
pero así pasa
la vida.
Unos ratos buenos,
otros menos...
hay días en que
todo es ¡alegría!...
¡dale a la flor
su aroma!
después...¡se marchita!
¡no es fácil!...
Así pasa con la vida.
¡Tiempos que fueron!
lágrimas y sonrisas...
grandes tormentos
y dulces alegrías...
¡ay! ¿en dónde su
huella dejaron...
en dónde, alma mía?...