Si sería un sueño...
¡no podría saberlo!
había caminado
largamente...
por pedregosos
caminos y
mis pobres pies,
corrido ha por
los verdes campos.
¡cansados... dormidos!...

Estaba sin ¡aliento!
y sin aliento
quedóse el río...
cuando mi risa
tendida en el césped,
rompió su ensueño límpido.
llevaba lirios
en mis manos,
¡pobres lirios cautivos!
que mecieron las aguas
dulcemente...
como si fueran niños.

¡Suspiré!...
se alejaban bogando
¡tan blancos, tan confiados
y tranquilos!...
que pensé:

Los lirios aún
no saben,
que la flor
como el hombre,
tiene un "sino".

Entre las claras aguas,
se bañaba la paz
de los olivos.

Mi alma, se sentía
¡gozosa!
también lo estaban
las nubes... los pájaros...
los árboles amigos!...

Entonces, mis ojos
anegados en lágrimas,
cerráronse vencidos.

No sé cuánto tiempo fui
una nube flotando,
entre lo humano
y lo ¡divino!

De pronto, sentí
sobre el rostro
como un beso ¡dulcísimo!
sería sólo un sueño?...

un roce?...
un suspiro?...

busqué en derredor,
¡nadie vi!
¡si me hablaran
los árboles "amigos"!...

Nunca supe qué
fue "aquello".
Sólo sé que
desde entonces...
me gusta soñar
y volver
¡al río!.





 








 













www.criscarbone.com.ar



 



La Música de esta Pagina
"Casa no campo"
Richard Clayderman