Me da pena que me digas
¡tantas cosas!
porque siento que me duele
el corazón...
me da pena que me digas
¡tantas cosas!
que me dañan y me nublan
¡la razón!

Eres a veces
como una araña...
que intenta "prenderme"
en su red.
Pero eres como el vapor
que me empaña...
y no consigue "apagar"
mi sed.

Eres como la hierba
que nace y luego
crece un poquito...
pero no da más de sí.

Eres la mano
que "vence" y...
que me oprime
y ¡ahoga!
y no me deja
¡vivir!

Pero no importa
¡nada!
¡te quiero!
¡te quiero!
y esto me hace
¡FELIZ!



 
 















La Música de esta Pagina
"Fascinacion"
Richard Clayderman