Fuiste lo más hermoso,
lo mejor de mi vida,
¡fuiste tú!

Fuiste música
para mi oído
fuiste canción
para mi voz,
fuiste la mirada
que llegó a
traspasar mi
corazón.

Fue hace tiempo,
pero tuve
la sensación
de haber encontrado
¡las raíces de Dios!

Un día ya lejano...
me dejaste sola,
me dijiste ¡adiós!...
"alguien"...
¡yo sé quién!
quiso dar muerte
a este amor.

Los ángeles
del cielo,
guardaron
tu tumba,
no dejaron
fueras más...
música para
mi oído,
ni canción
para mi voz.


 









   
 




 
 


 





Estadísticas de visitas