Si pudiera decirte lo que no digo
y sintieras así lo que yo siento,
no me querrías como simple amiga
ni como brisa que sacude al mar.

Pondrías tu cabeza en mi regazo
en tanto acariciara tus cabellos
tus ojos penetrantes serían el lazo
del beso amistoso que me das.

Si supiera decir lo que no digo
la luz universal brillara en lo alto,
poniendo al Rey de los cielos por testigo
que nunca como ahora yo quise tanto.

En torno al viento mis párpados cansados
y alzo al unísono mi canto al firmamento,
que no existe otro sentir más encumbrado
que este de nombrarte en mi silencio.

Hoy al saber que me cambias
por otro amor encontrado,
lo he sentido amigo pero


a la vez me congratulo
al comprobar que al fin
¡lo has logrado!

En silencio sufro, pero
ya no importa.
Lo celebro de corazón
porque al fin tú
eres feliz.



Maica


 

 

 

 

 

 

 


Estadísticas de visitas