Dios que estás
en la tierra,
que te siento
en casa,
en la cocina,
en el baño,
en la sala,
en el salón y
en la cama...

Dios que estás
en la copa de un árbol,
en la piel del obrero,
en la niña que juega,
en la madre que llora
y que canta.

Dios que estás en la tierra,
donde tienes tu amigo
y tu enemigo.
Donde los ricos
comen y beben,
donde los pobres
no duermen ni comen.

Dios que estás en la tierra,
en el jardín,
en la plaza,
en el campo,
en el agua,
en el vino,
en la casa de mi amigo.

Dios que estás en todas las partes,
estás en el tendero,
en el triste,
en el desesperado,
en el que te ama,
en el que no te conoce,
en el poeta,
¡nunca en el embustero!...

Dios que estás en la tierra.
En un banco sentado,
en la mente del niño
que dadivoso da de
comer a los pájaros.

Dios que estás en el cielo,
y en mi corazón
¡muy dentro!
que te siento...

Dios que estás en la tierra.
En el porro,
en el beso,
en la rosa,
en la espina,
en el pecho,
en todos los que son
"malos" y "buenos".

Dios que estás en cualquier parte.
Dios que penetras
en cualquier hueco.
Tú que me quitas
¡la angustia
cuando la tengo!...
que estás en la tierra,
que sé que te palpo y
¡te veo!...

Dios grande,
generoso,
tierno,
Dios Padre de
todos los hombres,
Tú, que eres "Amor"
sobre todo...
¿podré estar un día
contigo en el
cielo?...

 

Back Next

Guestbook


 

 

Home E-Mail

 

"Dios que estas" recitado en la voz de su autora