Yo sé el por qué
de tu tristeza,
nada te hace feliz,
nada te contenta...

Todo te da igual,
nada te entusiasma,
nada te divierte,
sé que no te "aceptas".

¿Por qué no te paras
a pensar que tú
como todos,
tienes una vida
por la que luchar?...

Piensa que Dios te la
regaló un día, para "eso".

¡Pídele que te ayude y...
sácale "partido" a tu
cabeza!
¡serás feliz y te sentirás
contenta!