Para conseguir una cultura de la "tolerancia" en el espíritu de todos y cada uno en la vida social y política de hoy en día, creo que es preciso lo siguiente:
EDUCAR a los niños y adolescentes en un espíritu de comprensión y apertura a los demás, en su cultura y en su historia así como en su humanidad fundamental.
ENSEÑARLES que es importante rechazar la violencia y usar medios pacíficos para resolver los desacuerdos y los conflictos.
INCULCAR a las generaciones venideras sentimientos de altruismo, de apertura, de respeto al otro, y de solidaridad.
ADOPTAR una actitud desprovista de arrogancia en las relaciones, los sexos, los individuos, las comunidades, los barrios, el ser humano y respetuoso con la naturaleza.
PERFECCIONAR los sistemas y los programas educativos para preparar a las generaciones futuras a vivir en esas sociedades cambiantes y multiculturales que hoy exige nuestra sociedad.
IMPARTIR a cada uno, preparación intelectual que le permita formarse opiniones libres, humildes y responsables. Suprimir, en una palabra, de los manuales, expresiones de resentimiento para con ellos.
ABORDAR el conocimiento mutuo de los pueblos mediante las expresiones artísticas contemporáneas, para evitar los prejuicios tenaces y los estereotipos crónicos.
APRECIAR por último, a cada persona por lo que es y representa, es la base ética de la paz, de la seguridad y del diálogo intelectual.

Maica